viernes, 9 de diciembre de 2016

La seguridad en el Congreso Veracruzano

Por Miguel Angel Cristiani G.
Cuando ya van transcurridas ocho sesiones de la sexagésima cuarta Legislatura del Estado, pareciera que ya ha empezado a caerles el veinte a los que ahora son diputados de oposición, por ser minorías en el Poder Legislativo.
En la pasada sesión de este jueves, el Coordinador del Grupo Legislativo del PRI, Juan Nicolás Callejas Roldán subió a la tribuna para manifestar la posición de sus compañeros diputados, “en contra de cualquier manifestación o conducta que atente contra la autonomía o la integridad de los miembros del Congreso del Estado”
Se refería específicamente al hecho de que durante la ceremonia de toma de protesta del nuevo gobernador constitucional Miguel Angel Yunes Linares fue notable el blindaje policiaco que se estableció alrededor y hasta en el interior del Congreso con cientos de policías -vestidos de civiles con el clásico corte de pelo a casquete corto que los hace inconfundibles- “Los que pudimos asistir a este Palacio Legislativo el día primero de diciembre fuimos testigos de actos que vulneraron la autonomía de este Poder, y el principio constitucional de división de poderes que garantiza a los gobernados libertad y seguridad jurídica”.
Agregó que se vio un acto de despliegue de fuerza y de control de manera unilateral del edificio y de su seguridad, además de acciones para impedir el acceso libre a medios de comunicación y a trabajadores.
Nosotros fuimos uno de esos trabajadores de medios de comunicación a quienes no se nos permitió la entrada al Palacio Legislativo, porque nunca nos llegó el correo con el formato que se tenía que llenar para recibir la acreditación.
Pero el problema no fue solamente el día de la toma de posesión, el pasado martes cuando acudimos a cubrir la sesión ordinaria del Congreso del Estado, en la puerta-caseta de aduana instalada en el portón principal, los elementos de “seguridad” volvieron a impedir el libre acceso a lo que se supone es la Casa del Pueblo, un edificio público.
Cuando intentamos cruzar la puerta, los policías vestidos de civil que impiden el paso, nos lo impidieron y entonces se registró el siguiente diálogo:
-          ¿A dónde va?
-          Al salón del pleno de sesiones, soy periodista y vengo a cubrir la reunión?
-          Identifíquese-
-          Recordando que traía en mi carpeta el gafete que me habían entregado en la Coordinación de Comunicación Social del Legislativo el sábado pasado, para poder pasar a la entrega de la medalla Ruiz Cortes, se lo mostré al guardia, parado en medio de la puerta.
-          -Ese gafete ya no está actualizado-
-          Pero si me lo entregaron apenas hace tres días, aquí mismo en el Congreso-
-          Tiene que traer una credencial de su medio de comunicación, firmada por su jefe-
-          Yo soy periodista independiente, publico mi columna Bitácora Política en mi pagina web, en 70 portales y 20 medios impresos en todo el estado, pero no tengo “credencial” o charola de prensa.
-          Le muestro una tarjeta de presentación con mis datos.
-          Me responde que eso no sirve. Que tengo que traer una credencial firmada por mi jefe.
-          Como en mis más de cuarenta y tres años de ejercicio periodístico una de las cosas que he aprendido, es que nunca hay que discutir con un “polecia” aunque se encuentre disfrazado de civil y menos cuando es más alto y más ancho que yo, decido pasar a la cabina de registro ciudadano.
-          Ahí me piden una identificación oficial, le muestro la credencial del INSEN donde aparece mi foto y nombre, pero me dice que esa tampoco sirve, que tiene que ser la credencial del IFE o la licencia de conducir “actualizada”, aunque no entiendo para que pueden pedir una licencia de manejar como medio de identificación.
-          Le entrego mi credencial de elector, en donde aparecen también mis datos personales, con domicilio, clave de elector, curp y hasta mi edad.
-          Procede entonces a llenar en la computadora, un formato copiando todos mis datos personales, intercambiando mi credencial por un gafete, firmado por el jefe de seguridad del Congreso y finalmente pude entrar al Legislativo.
-          Mientras paso por el arco para detectar objetos metálicos, voy pensando que tal vez deba de acudir a la Comisión Estatal para la Atención y Defensa de los Periodistas, para que en la próxima vez, me acompañen y puedan testificar estos hechos y tal vez hacer una recomendación al Congreso del Estado, para que quiten -como ya lo hicieron en Palacio de Gobierno- los filtros policiacos que impiden el libre acceso.
Cuando entro a la sala del pleno todavía alcanzo a escuchar al diputado Callejas Roldán afirmando que “la posición del Grupo Legislativo del PRI es clara, por lo que aseguró que no están de acuerdo con estas acciones, tras enfatizar que no permitirán este tipo de atropellos contra la Soberanía, la cual no debe estar sometida a nadie”.
Falta que a los otros grupos legislativos que aparentemente son minoría, como Morena, el grupo Unidos Por Veracruz y el mismo PRD, se unan al pronunciamiento y quiten esa garita policiaca a la entrada de la Casa del Pueblo de Veracruz.
Búscanos en Facebook: Miguel Ángel Cristiani G.
En Twitter: @bitacoraveracru  

No hay comentarios: