lunes, 16 de enero de 2017

Perfilando de Iván Calderón

Manuel Rosendo y el PRI 
Por Iván Calderón 
  
Pese a la bola de criticas, de obscuros señalamientos y de la carga negativa que arrastra el Partido Revolucionario Institucional en Veracruz, gracias al desastroso gobierno de Javier Duarte de Ochoa. En los Tuxtlas, el liderazgo de este instituto político se fortalece de la mano de su presidente municipal Manuel Rosendo Pelayo. 
  Es cierto, el alcalde de San Andrés Tuxtla no es ni monedita de oro, ni una blanca paloma. Pero, contra todos los pronósticos, este municipio se ha consolidado cómo un bastión priista. Y aun con la estrepitosa derrota que sufrieron los rojos en el pasado proceso electoral, tanto la "Suiza Veracruzana" como la región de Panúco, fueron finalmente los sectores electorales los que otorgaron resultados positivos.
  En unos de los momentos más difíciles para la vida política del PRI, y cuando nadie quiere saber de este partido, es precisamente Rosendo Pelayo quién junto con el líder municipal Juan Carlos Perrotín Cadena, dieron inicio a una intensa campaña de reencuentro y fortalecimiento con las bases, con miras al próximo proceso local, y al parecer, le está dando buenos resultados.
  Y es que contrario a lo que se pensó, es la misma ciudadanía de las comunidades y de las colonias populares quienes están respondiendo a esta temeraria maniobra social, y los que en abierto y sin temor alguno aseguran que en las siguientes elecciones volverán a conducir a tricolor por la ruta del triunfo.
  Se tiene que decir, en la actualidad los priistas no pueden estar orgullosos ni de sus gobernantes, ni de su partido.
  La mera verdad.
  El saqueo descarado a las arcas de Veracruz, la corrupción que impera en el Gobierno de la República, el gasolinazo, las promesas incumplidas de sus representantes, y con una sociedad viviendo en la pobreza y la marginación, así como de un largo etcétera, no se puede estar lleno de orgullo.
  Sin embargo, desde una posición local, hablando claro y estando cerca de la gente, el Revolucionario Institucional puede obtener un renacimiento, o al menos cierta estabilidad, efecto que se está logrando en San Andrés Tuxtla, donde líderes naturales, sectores y organizaciones trabajan al ritmo que le imprime su presidente municipal, dándole continuidad a su proyecto político.
  Incluso, en lo que será una atípica elección y donde importantes cuadros medirán fuerzas, es la estructura "Chendista" quienes se preparan para librar la más complicada contienda, y donde se estarán jugando el todo por el todo.
  Reiteramos, Rosendo Pelayo no les puede caer bien a todos, puede agraviar o ser agraviado. No obstante, su influencia y fuerza electiva ha quedado más que demostrada en distintas ocasiones e inevitablemente será factor de su propia sucesión.
  De esto, que no quede ninguna duda.
  Ya se verá de que cuero, salen más correas.
@IvanKalderon
Ivancalderonflores@outlook.com 

No hay comentarios: